Está plagado de hechos curiosos y anécdotas por su ubicación, al ser camino importante del Portazgo de Alharilla y paso obligado a Levante y Andalucía.

Este camino aparece en el siglo XVI en los repertorios de Juan de Villuga ( 1546), Alfonso de Meneses (1576). Como itinerario de Valencia a Madrid, en el siglo XVII constituye uno de los Caminos de Postas y en el XIX se consolida como carretera de primer Orden Castellón – Madrid

Está ubicado donde estuvo primero el vado y la barca de maroma, y posteriormente el puente de cuerda. Fue uno de los cuatro puentes colgados de la Diputación de Madrid y el actual, de hierro fue encargado por la Diputación al ingeniero José de Echevarría, que marcha a Francia y encarga la construcción del mismo a la empresa Imbert y Cia, colaboradora con Eiffel, de ahí que se atribuya al mismo la construcción del Puente.